7.11.17

...


Falsa independencia la que se alimenta de la dependencia de otro;

Nadie me necesita y, sin embargo, acá estoy.

Me distraje unos meses en tu sonrisa,
en tus ojos cansados.
Me sentí cómoda en mi propia casa
observándote, escuchándote.

Pareció fácil olvidarme por un tiempo de mis errores,
creerme sanada, ser buena otra vez,
Todo era cuestión de superar miedos, volar.

Pero no soy perfecta, 
aunque por momentos tenga la fantasía de que debo serlo:
actuar bien, hacer justicia, proteger a los demás,
salvarlos.

Nadie me necesita y, sin embargo, acá estoy.

No sé vivir en los oasis, son espejismos para mí,
como el que me mostró ese día en que vino y me compartió
efímeras imágenes en una memoria de almacenamiento que luego sería borrada para liberar espacio.

Es que tal vez no exista un lugar seguro en esta vida
porque la lluvia, el viento, el sol.
Pero tampoco lo habrá jamás
si seguimos a la intemperie
construyendo refugios que usarán otros.



11.9.17

Reflexiones del Feliz día (del maestrx)


En un día como hoy, en el que circulan por las redes tantos textos con definiciones de educación y enseñanza, del buen -y por o tanto del mal- maestro, de la docencia como trabajo, como militancia, como sacrificio; vuelve a mi, con una fuerza diferente, la pregunta que me hago todos los días cuando salgo de las aulas/ espacios de encuentro con colegas, estudiantes y amigos ¿Qué es la educación y quién educa?

Pienso en las veces que desprevenida -y no tanto- me encontré dando respuestas a este interrogante Se me vienen a la mente palabras que digo constantemente a los estudiantes, por ejemplo, que la educación es un vínculo de afecto que nos posibilita o nos clausura el aprendizaje colectivo.También se me figuran momentos en los que conversamos sobre la importancia de que ellos sean gestores de sus aprendizajes, que comprendan que los maestros somos, en gran parte, instrumentos, canales, puentes entre lo que se conoce y lo que no, entre lo que se creía y lo que ya no, entre una idea vieja y una nueva, en otras palabras, somos deseo de transformación que sólo podrá concretar verdaderamente aquel que quiera.

Me permito recordar las veces en que estudiantes y colegas me educaron a mí, incluso en situaciones que no tenían como finalidad que eso ocurra. Los pasillos, los recreos, una conversación que irrumpe, una mirada de atención, una opinión que contradice, una actitud que sale de lo esperado. Recuerdo también a mis profesores y maestros, de quienes llevo tanto encima que encontrarlos y abrazarlos hoy es como reencontrarme conmigo misma. Pienso también en la enseñanza por fuera de las instituciones, en mis compañeros de estudio, en los niños, adultos y adolescentes con los que nos encontramos en algún taller, en alguna calle. En los amigos que me trae la vida, en las conversaciones de un bar o un café, en todas esas personas que transformaron y transforman mi vida en una mejor.

Transformar, amar, saborear,
desear, buscar,
descubrir, crear,
educar, filosofar.
Ser libres, juntos.

No sé si es para esto que venimos al mundo. No sé si vinimos con un propósito o razón. No sé siquiera si vinimos de algún lado o si aquí estuvimos siempre. Pero si esta es nuestra voluntad, con eso debería alcanzar para hacerlo verdadero hoy.

"Vivir en el amor por la acción y dejar vivir por la comprensión de la voluntad ajena, esta es la máxima fundamental del hombre libre." Steiner, R.

23.7.17

Más allá del bien y del mal (versión vacaciones)


¿Se mueven mis ideas a la velocidad de mi cuerpo o es al revés?
Pruebo recorriendo este camino angosto. 
¿Ocupa el pensamiento un lugar fuera de mi? ¿y un tiempo?
Revoleo palabras en todas las direcciones
pero, ¿desde cuándo una palabra dice más que un silencio?
Me callo, o juego a callarme.
Mientras, las preguntas me hacen cosquillas 
como si de adentro mio fuera a salir
esa mariposa, que ahora me señalás.

Me dedico a contar para adentro,
contar es mi especialidad:
1 hoja con forma de corazón busca la luz del sol
1,2,3 pinos cubren la tierra de pinocha
1 anécdota interrumpida
y vos diciendo que el mal existe.

Tu afirmación es un misterio para este bosque 
que se nos cae encima con el paso de las horas
-¿que el mal existe, decís?
-¿que no puede ser malo algo que no tiene voluntad?
-¿que malas son las acciones? ¿y las consecuencias de las acciones?
-¿que lo malo depende?
-¿malo para quién? ¿malo qué?

El cuerpo, la carne, los placeres mundanos, la Razón, el intelecto, la contemplación, el pecado, la culpa, las mujeres, el amor, el poder -que todos quieren pero temen-,el individualismo vuelto religión, la paz -que no existe cuando hay necesidad- la felicidad de algunos o de todos. La patria, la matria, la naturaleza, el mundo compartido.

Todos buenos, todos malos, todos todo.
Brindemos por eso y por lo que haya más allá.

27.6.17

El verano que siguió al otoño


El deseo es, en mí, un invitado que juega al intruso;
por eso tardo algunos días en percibir su llegada.

Poco a poco habita mi cuerpo, 
lo recorre en sus pliegues más ocultos
y se ubica, finalmente, detrás de mi piel.

Desde allí me empuja y cambia su juego.
Ahora es pájaro.
Y mientras crece va extendiendo sus alas, 
empuja mis órganos.

Yo no sé cómo es que trae tanta vida en su interior,
ni entiendo aún cuál es su alimento.

Sólo sé que un día eligió atravesar mi piel 
y guiarme suavemente hacia otro pájaro;
el que habita en tu piel,
y se escapa por tus manos.