29.11.16

Dejarnos mojar, permeabilizarnos



Dejarnos mojar, permeabilizarnos,
no es derribar muros;
es invitar a la mirada a la fiesta de lo invisible,
es ver la grieta, el poro, los intersticios,
es oir el viento insistiendo en la ventana
y abrirla.

Es el aire recorriendo la casa, los cuerpos
inundando el espacio con olor a tierra mojada,
fuente de poder, de posibles.

Es, finalmente, descubrir la irrealidad del cemento, 
que también respira,
y dejar que una mirada microscópica
nos ponga a una risa más cerca 
de lo que sea que seamos.


Imagen relacionada




2.11.16

Un día viniste




Un día viniste,
estabas,
traías con vos todos tus silencios,
los que yo no buscaba hacer hablar.
estabas,
y yo, acostada sobre tu costado,
recordé ese día.
¿qué espíritu me posee?
¿qué viento me trae esos tiempos?
me contengo, me detengo.
hoy no te lo digo, no sé ya decirlo.
esa vez, te pedí que no te asustes
esta vez, con más años y menos convicciones
no te pido nada.
Mi cuerpo, que genera, crea,
coloca en mí una voz ajena
quizá él sí sepa, 
él, que yo no soy;
pero quizá sea el tuyo el que no quiera
él, que vos no sos,
O tal vez el problema sea  no otro más que este:
no saber si estamos en nuestros cuerpos
o si simplemente somos ellos.