10.1.12

y nuevas lunas

.

El día en que sumando eneros cuente veintitrés
ese día, que está a un mañana de distancia,
sentada en una silla de mi acalorado patio,
Miraré el cielo
quizás parezca nublado
pero tal vez sea solo la luna,
que resplandece tan fuerte que opaca las estrellas.


Si es ella, querrá que la mire
y así lo haré
Recordaré, en ese momento, otras lunas
lunas como esta,
tan llenas que iluminaban campos para que los caminara
lunas más vacías, lunas de promesa
lunas que se escondían, mostrando el brillo de la galaxia toda
y lunas translúcidas, de esas que piden que corras la cortina.


Ese día, me pensarás aunque sea dormido
ese día, te pensaré pero estaré despierta
nos perdonaremos en silencio,
por lo hecho y lo no hecho
nos agradeceremos,
también por lo mismo.


Entenderé que a veces las personas son eso
lunas compartidas
y que es lindo que lo sean
cuando al fin uno comprende su fase.


El día en que sumando eneros cuente veintitrés
ese día, dejaré que esa luna llena se vacíe
y veré una nueva aparecer
para llenarla otra vez
con más ganas.



6.1.12

y un puzzle dicen...

.


Otra fácil analogía, pensar la vida como un puzzle, cada día un trocito de madera con una mancha verde, un poco de rojo, una nada de gris, pero todo mal barajado y amorfo, los días revueltos, parte del pasado metida como una espina en el futuro, el presente, libre quizás de lo precedente y lo subsiguiente, pero empobrecido por una división demasiado voluntaria, un seco rechazo de fantasmas y proyectos.

El presente no podía ser eso.

Medrano en "Los premios" de Julio