29.3.11

y una locura

.

Loco
torbellino
que me agita
con palabras
que giran
dentro de mí...


Giran
y respiran
y deliran,
y me ahoga
la ira
de estar así...

Qué ley brutal me sentenció a llevareste dolor acorralado en el silencio,
si oigo
que me nombran
tus recuerdos
la sombra de una canción.



Cuánto daría por saber cantar
toda la pena de mi corazón,
para decirte con mi canto
que aquel ayer
debe volver.

 
Pero no puedo, y voy buscándote
con una pausa de resignación
para formar nuestra casita
con tus cuitas y mis cuitas,
con todo nuestro amor.



Rabia
de ir rodando
y esperando
que retornes
llorando...
Todo el ayer...
Siento
por el cruento
fuego lento
que se aviva
sedientode tu querer...


Por qué no hilvana este dolor de mi voz
si me revuelco en un rincón del pensamiento,
y hace
mi esperanza
de agua mansa
que suaviza
la farsa de la ilusión.

15.3.11

y no es un rompecabezas

.

y sí viste, la cosa es así

creés que tenés todas
las piezas sobre la mesa,
crees que tenés ahi delante tuyo
el modelo que tenés que armar


y de un momento a otro
te das cuenta


que las piezas no te encajan,
que directamente te sobran
o te faltan


que tenés la mitad de uno
y te faltan tres cuartos del otro
y que encima esa cuenta no hace un entero


y bueno,


si tenés todo desarmado
y si algunas piezas están en el piso
y otras en el techo
y si así y todo crees que podés ser felíz
y te gusta el desafío
sumate

 
que a mi también.

6.3.11




                                   
 Un pájaro vivía en mi
Una flor viajaba en mi sangre
  Mi corazón era un violín.



                                     




               Quise o no quise. Pero a veces 
                 me quisieron. También a mí
                 me alegraban: la primavera,
                  las manos juntas, lo feliz. 



¡Digo que el hombre debe serlo!


                                                                                         
  
                           (Aquí yace un pájaro. Una flor. Un violín)





el Epitafio de Gelman
y el mio.