27.10.15

Segunda vuelta




Una planicie blanca que debe ser escrita, en breve, con otras cosas.
Por ejemplo, con brillantes apuntes sobre un otro, sobre un prójimo,
sobre la posibilidad o imposibilidad de su existencia
sobre cómo acceder a él o cómo él se presenta inaccesible


Sin embargo, cada fibra de papel que da forma a esa hoja -todavía- en blanco,
reclama una frase 
que junta la Historia con nuestra historia
"La patria es el Otro"
esgrimida como bandera de amor en toda batalla
resaltada, grabada, grafiteada.

Escribir esa frase, justo esa
en tiempos como estos, justo estos
no es tarea fácil
pues volvería la pregunta 
¿qué es la patria? 
¿quién es el otro?
y esas respuestas que flotan en el aire,
son húmedad, neblina, densitud inaprehensible.

mi patria, tu boca
esa que dando un último beso 
jamás sospechó
que se sentíría como el primero,

después, viento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario